¿Cuáles son los motivos que te impulsan a dejar tu país, tus querencias y tu familia?... trabajo? política?, el sueño de una mejor vida?, seguridad?...

Pues, son múltiples las razones que te impulsan a dejar todo aquello que hasta hoy ha formado parte de tu vida. Unas veces el impulso es el sueño de encontrar una mejor vida para ti y tu familia, otras buscando seguridad o huyendo de una forma de gobierno que no compartes, estabilidad económica o social, entre otros.

Sales de tu país con una maleta que además, de las cosas físicas y materiales imprescindibles, lleva en su interior toda una vida de recuerdos que dejas atrás, de sueños no cumplidos, de metas inconclusas, de la imagen de tus familiares despidiéndote en el aeropuerto cuyo piso recoge las lágrimas de quienes se van y de quienes se quedan, pero también va repleta de esperanzas, de anhelos de una vida mejor, de metas trazadas, pero sobre todo, y sin lugar a dudas, de incertidumbre, de miedo a lo desconocido, y, es eso justamente lo que puede paralizarte.

La tarea es justamente no dejar que ese miedo te paralice, porque esa sensación de estar y no estar en ese nuevo país, de sentirte en un lugar extraño, al acostarte y al levantarte, esa sensación de no saber qué haces allí, de no pertenecer a ese lugar, por los menos durante los dos primeros años de tu llegada, el tener que hacer “lo que sea” para sobrevivir, ese sentimiento de desacomodo por hacer lo que no estabas acostumbrado a hacer, la perdida de tu comodidad, entre otras cosas, es lo que puede impulsarte a tener esas ganas infinitas de dar vuelta atrás y regresar a donde piensas que nunca debiste salir. Sin embargo, con certeza te digo que pasará, que un día sin darte cuenta te levantaras sintiéndote que perteneces a ese lugar, que allí te quieres quedar y que al fin sientes sensación de “estar”, aunque no con las comodidades de antes y aunque nunca dejes de amar la tierra que dejaste, ese será el momento de desempacar de una vez y completamente esa maleta llena de sueños y esperanzas que trajiste de tu país y buscarle acomodo en tu nueva vida... no es tarea fácil pero tampoco es imposible!... eso somos nosotros, tú y todos los inmigrantes… recuerda: puerta que Dios abre, nadie las cierra, finalmente todos somos ciudadanos del mundo!

"Esfuérzate y se valiente

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”.

Josué 1:6-9

Innmigration Learning A2Z

Equipo Directivo